Archive for the ‘ defensa de Pisagua ’ Category

Comentarios desactivados
3
nov

Un peruano de corazón: Luigi Zolli, el héroe italiano de la Defensa de Pisagua.- Dio cuenta de una veintena de invasores chilenos y se suicidó antes de caer prisionero de los genocidas del sur.- Chile: Enemigo a muerte del Perú

Escribe: Ernesto A. Rivas 
(Rivas 1903, 41-49)





Fuente

Rivas, Ernesto A. 1903. Episodios nacionales de la Guerra del Pacífico 1879-1883. Lima: J. Boix Ferrer Editor. 

Noviembre 3, 2012
Comentarios desactivados
3
nov

"No somos machos, pero somos muchos y estamos borrachos".- El ejército chileno que atacó Pisagua el 2 de noviembre de 1879.- Buques de guerra ingleses "Thetis" y "Turqueoisie" acompañaban a la flotilla invasora.- 610 bombas y 4,380 disparos de rifle dirigidos contra la ciudad peruana.- 9,140 rotos y huasos lanzados sobre Pisagua.- Chile: Enemigo a muerte del Perú

Escribe: César Vásquez Bazán
Corbeta inglesa "Thetis", uno de los dos buques de guerra ingleses que acompañaban a la flota invasora chilena el 2 de noviembre de 1879 frente a Pisagua. La corbeta fue construida en 1871. Desplazaba 1,870 toneladas, con 2,275 caballos de fuerza (Acuarela de Rudolph de Lisle).

Alineación de la escuadra invasora chilena para el ataque a Pisagua (Vicuña Mackenna 1880, 695-696, 700)

En las cuatro esquinas, con letras mayúsculas, aparecen los buques de guerra blindado "Lord Cochrane", cañonera "Magallanes" y corbetas "O'Higgins""Covadonga". Al interior y en letras itálicas, se encuentran los quince transportes chilenos protegidos por las naves anteriores.

Es muy importante notar que tras la escuadra genocida venían los buques de guerra ingleses "Thetis" y "Turqueoisie". Con ellos, fue un total de 21 naves extranjeras las que se presentaron frente a Pisagua la madrugada del 2 de noviembre de 1879. 

610 b0mbas, entre ellas 58 bombas de a 300 del blindado "Cochrane", y 4,380 tiros de rifle fueron disparados por las bestias chilenas contra Pisagua, ciudad no fortificada que contaba sólo con dos cañones de a cien. En la cuenta no están incluidos "algunos tarros de metralla" que alimentaron a las ametralladoras genocidas (Vicuña Mackenna 1880, 741).


Ejército de operaciones lanzado por los invasores chilenos contra Pisagua. No incluye el personal de la marina genocida. Pisagua fue defendida por mil cien peruanos y bolivianos (Vicuña Mackenna 1880, 746-747).

Fuente chilena

Vicuña Mackenna, Benjamín. 1880. Historia de la Campaña de Tarapacá 1879-1880.  Tomo II. Santiago de Chile: Rafael Jover Editor.

Noviembre 3, 2012
Comentarios desactivados
2
nov

Criminales de guerra chilenos en Pisagua asesinan a heridos peruanos y bolivianos despeñándolos cerro abajo.- A otros los ultiman a bayonetazos.- Bestias chilenas asesinan a mujeres y niños.- Fusilan a mujeres de soldados aliados que huían con sus hijos.- Chile: Enemigo a muerte del Perú

Fuente

Paz Soldán, Mariano Felipe. 1884. Narración histórica de la guerra de Chile contra el Perú y Bolivia. Buenos Aires: Imprenta y Librería de Mayo, pp. 854-855.

Noviembre 2, 2012
Comentarios desactivados
2
nov

La agresión chilena contra Pisagua el 2 de noviembre de 1879.- "Pisagua ha quedado reducida a cenizas y las faldas de los cerros que la dominan sembrada de cadáveres".- Mariano Felipe Paz Soldán narra lo sucedido en ese puerto, valientemente defendido por peruanos y bolivianos


Fuente

Paz Soldán, Mariano Felipe. 1884. Narración histórica de la guerra de Chile contra el Perú y Bolivia. Buenos Aires: Imprenta y Librería de Mayo, pp. 295-307.

Noviembre 2, 2012
Comentarios desactivados
2
nov

Bestias chilenas saquean e incendian Pisagua.- Soldadesca del país roto asalta a los habitantes y viola a las mujeres.- 40 mil quintales de salitre arden por acción de los vándalos sureños.- Peruana Hortensia Ceballos de Ruíz se suicida ante intento de violación de los huasos chilenos de uniforme.- Esposo, hijos y padre de Hortensia Ceballos mueren defendiendo Pisagua.- Informa: Jorge Basadre

La defensa de Pisagua
Escribe: Jorge Basadre
(Basadre 1968-70, VIII: 118-120)
Coronel Isaac Recavarren, héroe peruano de la Defensa de Pisagua


Como el ejército aliado de Tarapacá se concentró en Iquique y sus inmediaciones, el ministro de Guerra chileno Rafael Sotomayor que dirigía el ejército, decidió combatirlo desembarcando al norte de Iquique. Con ello se interponían los invasores entre Tacna y Tarapacá; impedían la unión de las fuerzas acantonadas separadamente en las dos zonas; cortaban, asimismo, la retirada de los aliados desde Tarapacá; y se ponían en aptitud de batir por separado a los refuerzos que podían enviarse desde Tacna.

No se decidió Sotomayor por un desembarco en Iquique donde tenía que combatir frontalmente con el grueso del ejército enemigo antes de situar en tierra la artillería, los caballos y los bagajes. El puerto de Pisagua, ubicado a 85 kilómetros al norte de Iquique, situado, por lo tanto en la posición estratégica buscada, tenía la ventaja de contar con el ferrocarril de 73 kilómetros que lo ponía en comunicación con Dolores, uno de los tres pozos de agua potable en la árida región salitrera. Los otros dos pozos eran Pozo Almonte conectado por vía férrea con Iquique; y San Lorenzo, cuya comunicación ferroviaria era con Patillos, punto situado al sur de Iquique y, por lo tanto inservible para los objetivos de la invasión. Otro lugar posible de desembarco era Caleta Buena; pero estaba demasiado cerca del ejército aliado que podía movilizarse sobre la fuerzas invasoras antes de que concluyeran las operaciones de desembarco y afianzamiento sobre el terreno conquistado; con el agravante de que la marcha sobre Iquique desde ahí no podía ser por ferrocarril y no hubiera contado con servicios de agua potable.

El plan de Sotomayor fue tomar Pisagua con una fuerza aplastante, hacer avanzar al ejército al interior con rapidez utilizando el ferrocarril de Agua Santa y establecerlo en una oficina donde abundara el agua, con lo cual quedaba afianzada y organizada una base de operaciones en aquel puerto.

Poco después de la captura del Huáscar empezó el movimiento de avance de los chilenos acampados en. Antofagasta, cuyos efectivos habían sido reforzados con contingentes del Sur y con los obreros de las salitreras que les sirvieron de inmejorables guías. Más o menos diez mil hombres, con ochocientos de caballería y treinta cañones de campaña, se dirigieron a Pisagua el 28 de octubre en quince transportes convoyados por cuatro buques de guerra. Los mandaba el general Erasmo Escala, con el ministro de guerra Rafael Sotomayor.

Al arribar los chilenos a Pisagua el 2 de noviembre, encontraron una heroica resistencia en la débil guarnición compuesta por unos ochocientos bolivianos de la división mandada por el general Pedro Villamil y unos quinientos guardias nacionales y otros habitantes de la localidad, al mando del coronel Isaac Recavarren (2 de noviembre). La dirección general de la defensa estuvo a cargo del general Juan Buendía que, sin saber lo que iba a ocurrir, hallábase de visita en Pisagua para asistir al bautizo de las baterías o con motivo de la noticia de que los bolivianos pretendían retirarse; según una versión que Buendía no confirma en su memoria recientemente publicada. El combate se inició al bombardear la ciudad los buques .de guerra, cuyos cañones cubrieron el desembarco de los soldados, después de haber logrado el silencio de los improvisados fuertes. Los rifles no podían combatir con los cañones. La superioridad numérica de los atacantes era abrumadora. Un precipicio escarpado y arenoso corona la pequeña ciudad de Pisagua, edificada al borde de la playa y de donde sube en zigzag el ferrocarril. El asalto de los chilenos acabó por dominar a la pequeña fuerza defensora, parapetada tras de las rocas, los sacos de carbón y la vía férrea. El incendio de más de cuarenta mil quintales de salitre consumó la derrota. Se retiraron los peruanos hacia Agua Santa, al final de aquella línea la lucha había durado siete horas. Los batallones bolivianos Victoria e Independenciase dirigieron a su país.

Entre quienes se distinguieron en el combate de Pisagua estuvo Hortensia Ceballos de Ruíz. Su esposo, su padre y sus dos hijos pelearon en esta jornada. La familia Ruíz era una de las más acaudaladas del puerto y acaso por ello su casa fue asaltada con especial afán por los invasores con el fin de saquearla. Allí estaba Hortensia y para no caer viva en poder de ellos se suicidó con una bayoneta que le alcanzó a su esposo Alejandro Ruiz. Este murió entonces con toda la familia.

Los defensores de Pisagua marcharon al sur a pie para reunirse con el resto del ejército aliado; pero cometieron el error de no inutilizar las tres locomotoras y muchos carros del ferrocarril allí existentes, ni a los víveres y forrajes, los postes del telégrafo y los estanques, todo lo cual fue luego aprovechado por el enemigo. Así recibió éste el obsequio de los mejores elementos en el desierto: la movilidad y el agua.

La ciudad de Pisagua conoció los horrores del saqueo. Se ha dicho que al ser ella capturada, “la puerta del Perú fue sacudida de sus goznes”. Estratégicamente este acontecimiento vino a ser muy importante, pues, con la captura de dicho material, los chilenos estuvieron en condiciones de penetrar en el interior, pudiendo, al mismo tiempo, surtirse del recurso para combatir la sed. Además el ejército aliado que estaba en Tacna quedó cortado del de Tarapacá.


Fuente

Basadre, Jorge. 1968-70. Historia de la República del Perú. 6ta. ed. Lima: Editorial Universitaria, vol. VIII.

Noviembre 2, 2012
Comentarios desactivados
2
nov

20 buques y 10 mil efectivos chilenos atacan puerto de Pisagua desde la madrugada de hoy.- A las 6 y 30 a.m. del domingo 2 de noviembre de 1879, incesante cañoneo de genocidas del sur sobre ciudad peruana no fortificada.- Población civil sufre estragos del ataque.- 44 lanchas chilenas intentan tomar Pisagua.- En combate de siete horas, peruanos y bolivianos rechazan en tres ocasiones a los asaltantes del sur.- Soldadesca sureña se emborrachó para adquirir valor antes del asalto.- Criminales chilenos de guerra incendian Pisagua.- Chile: Enemigo a muerte del Perú

Escribe: César Vásquez Bazán
Coronel Isaac Recavarren, héroe peruano de la Defensa de Pisagua

General Pedro Villamil, héroe boliviano de la Defensa de Pisagua

Uno de los dos cañones que usaron peruanos y bolivianos para defender Pisagua.

La madrugada del domingo 2 de noviembre de 1879, una veintena de buques chilenos y 44 lanchas de desembarco iniciaron el asalto de Pisagua, puerto no fortificado ubicado en el departamento peruano de Tarapacá.

Los buques chilenos que se presentaron frente a Pisagua fueron los siguientes: blindado Cochrane, Abtao, Magallanes, Covadonga, Angamos, Amazonas, Loa, O'Higgins, Matías Cousiño, Itata, Copiapó, Elvira, Álvarez, La Mar, Santa Lucía, Toltén, Huanay, Paquete de Maule y Toro. Los genocidas chilenos habían preparado una fuerza de asalto conformada por diez mil efectivos, respaldados por decenas de cañones y ametralladoras.

Pisagua, en cambio, sólo estaba defendida por alrededor de mil soldados, entre peruanos y bolivianos. La única artillería con la que contaba para su defensa eran dos cañones de a cien, careciendo de ametralladoras.

El relato de la heroica resistencia aliada de Pisagua que usted podrá leer a continuación pertenece a Carlos María Muñiz (1909, 5-12).

Fuente: Muñiz, Carlos María. 1909. Historia del patriotismo, valor y heroísmo de la Nación Peruana en la Guerra con Chile. Segunda Parte. Campaña terrestre. Arequipa: Casa Editora, Tipografía Muñiz.

Noviembre 2, 2012